XXVI domingo del Tiempo Ordinario. “El que no está contra nosotros está a favor nuestro”.

 

XXVI domingo del Tiempo Ordinario

“El que no está contra nosotros está a favor nuestro”

 

El Evangelio de Marcos de este domingo tiene dos partes: primero nos presenta un diálogo de Jesús con sus discípulos, y después unos dichos de Jesús sobre el escándalo en la comunidad.

La primera parte trata un problema que no es raro en algunos grupos cristianos: el exclusivismo, es decir, pensar que los miembros de cierto grupo tengan una posición especial y más derechos que otros que no pertenecen a él. No nos hemos inventado nada… Jesús muestra su respuesta sin vacilar para cortar de raíz ese sectarismo exclusivista.

La segunda parte presenta 4 dichos de Jesús sobre el escándalo y algunas actitudes que nada tienen que ver con su mensaje. Para ello usa expresiones fuertes que tratan de mostrar la gravedad del escándalo hacia los más pequeños y frágiles de la comunidad.

Una vez más el Evangelio es buena noticia que anuncia y denuncia, y que nos invita a dejar nuestras viejas formas de pensar y vivir, para entrar en la novedad del Reino y dar testimonio coherente con una actitud abierta a Dios y a los demás.

Un abrazo y feliz domingo

Jesús Girón
Consiliario Regional
Equipos de Nuestra Señora | Región Levante y Murcia

 

 

Marcos 9, 38-43.45.47-48

Juan le dijo: «Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre, y se lo hemos querido impedir, porque no viene con nosotros». Jesús respondió: «No se lo impidáis, porque quien hace un milagro en mi nombre no puede luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros está a favor nuestro. Y el que os dé a beber un vaso de agua porque sois de Cristo, en verdad os digo que no se quedará sin recompensa. El que escandalice a uno de estos pequeñuelos que creen, más le valdría que le encajasen en el cuello una piedra de molino y lo echasen al mar. Si tu mano te induce a pecar, córtatela: más te vale entrar manco en la vida, que ir con las dos manos a la gehenna, al fuego que no se apaga. Y, si tu pie te induce a pecar, córtatelo: más te vale entrar cojo en la vida, que ser echado con los dos pies a la gehenna. Y, si tu ojo te induce a pecar, sácatelo: más te vale entrar tuerto en el reino de Dios, que ser echado con los dos ojos a la gehenna, donde el gusano no muere y el fuego no se apaga.


 

Darse de baja

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies