XXV domingo del Tiempo Ordinario. “Quien quiera ser el primero, que sea el último y el servidor de todos”.

 

XXV domingo del Tiempo Ordinario

“Quien quiera ser el primero, que sea el último y el servidor de todos”

El Evangelio de este domingo se inserta en un amplio contexto en el que Jesús aparece enseñando a sus discípulos. Estas enseñanzas ponen los cimientos de la comunidad de Jesús para los discípulos de entonces y de ahora.

La primera parte del texto recoge el segundo anuncio de la pasión. La segunda parte muestra la enseñanza de Jesús sobre el poder y el servicio de la comunidad.

La comunidad de Jesús no está formada por hombres perfectos. De hecho, el evangelista no tiene ningún reparo en mostrar la bajeza de aquéllos, que, tras el anuncio de la pasión, sólo se preocupan de alcanzar los primeros puestos. Es posible que estos mismos problemas se dieran también en la comunidad postpascual del evangelista, y por eso se preocupa de poner muy clara la postura de Jesús.

La propuesta de Jesús es totalmente desconcertante. Nos invita a dejar los esquemas de este mundo que tantas veces se apoderan de nosotros para abrirnos a una nueva forma de vivir: “Quien quiera ser el primero, que sea el último y el servidor de todos”.

Seguro que la vida nos ofrece la posibilidad de vivir como Jesús. Humanamente es imposible y nos resistimos, pero si nos fiamos de él y dejamos que su fuerza actúe en nosotros, descubriremos una forma nueva de vivir que hará más felices a los demás y a uno mismo.

Un abrazo y feliz domingo.

Jesús Girón
Consiliario Regional
Equipos de Nuestra Señora | Región Levante y Murcia

 

 

Marcos 9, 30-37

Se fueron de allí y atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres y lo matarán; y después de muerto, a los tres días resucitará». Pero no entendían lo que decía, y les daba miedo preguntarle. Llegaron a Cafarnaún, y una vez en casa, les preguntó: «¿De qué discutíais por el camino?». Ellos callaban, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Se sentó, llamó a los Doce y les dijo: «Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos». Y tomando un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo: «El que acoge a un niño como este en mi nombre, me acoge a mí; y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino al que me ha enviado».

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies