XXXIV domingo del Tiempo Ordinario. Rey y Señor

 

XXXIV domingo del Tiempo Ordinario

Rey y Señor

Este domingo celebramos la fiesta de Jesucristo Rey del Universo. Con esta fiesta concluye el tiempo ordinario del ciclo A. La semana siguiente comenzará el tiempo del Adviento, y con él el ciclo B, un año nuevo. Por lo tanto podríamos hablar de una “nochevieja cristiana”. En ella se nos presenta a Jesús como Rey y como Pastor.

Es interesante que el Evangelio de este ciclo A centra su mirada en un Jesús que es Juez, pero su juicio no consiste en una evaluación de conocimientos. De hecho, los juzgados, todos, aparecen como unos ignorantes. Ninguno sabe cuándo se encontró con Jesús necesitado a través de personas concretas. El examen es sobre el amor, y en especial a los más necesitados. Jesús se identifica con los más pobres y de este modo nos da la posibilidad de acceder a él y al Cielo a través de las personas concretas que providencialmente van apareciendo en nuestra vida.

Déjate sorprender por ese Señor que se hace el encontradizo en medio de tu vida concreta y real, en las pequeñas cosas de cada día y en las personas que más necesitan de ti.

¡Un abrazo y buen domingo!

Jesús Girón
Consiliario Regional
Equipos de Nuestra Señora | Región Levante y Murcia

 

 

Mt 25, 31-46

«Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria y serán reunidas ante él todas las naciones. Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda. Entonces dirá el rey a los de su derecha: “Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme”. Entonces los justos le contestarán: “Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?”. Y el rey les dirá: “En verdad os digo que cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis”. Entonces dirá a los de su izquierda: “Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis”. Entonces también estos contestarán: “Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?”. Él les replicará: “En verdad os digo: lo que no hicisteis con uno de estos, los más pequeños, tampoco lo hicisteis conmigo”. Y estos irán al castigo eterno y los justos a la vida eterna».

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies