Apertura de curso en Castellón

El pasado 25 de octubre tuvimos la Eucaristía y convivencia de inicio de curso en Castellón. Amaneció un día triste y lluvioso. Emilio y yo estábamos un poco tristes por si esto de la climatología hacía que participara menos gente, pues para nosotros ese día era importante que asistiéramos cuantos más mejor para arropar al nuevo sacerdote de la parroquia de San Vicente Ferrer de Almazora, Manuel Nebot, que es consiliario de ENS. También, cómo no, era el momento de despedir al sacerdote que había estado a cargo de la Parroquia en los últimos años, Toni Caja, consiliario de ENS y además consiliario del Sector.

Claro, la gente entendió que era un día importante y pesar de las inclemencias del tiempo, la asistencia fue grande y estuvimos todos los equipos allí representados para gozo de todos nosotros, pues siempre es una alegría vernos. Compartieron también Eucaristía y comida José Miguel y Tere, responsables regionales, que vienen todos los años, cosa que les agradecemos de corazón.

Nos integramos a la Eucaristía de los jóvenes de confirmación, y participamos en las ofrendas, realizadas por los niños del Castellón 6, en los cantos, junto al coro de la parroquia, y en la acción de gracias, siendo éste último un momento muy emotivo en el que el equipo Almazora 1 leyó una oración por las familias, pues era el día en que finalizaba el sínodo, y finalmente dio gracias por haber tenido estos años a Toni en la Parroquia y por la llegada de Manuel.

Queremos compartir con todos vosotros, queridos amigos, la oración que nos regalaron para que (si queréis) la recéis también vosotros en familia.

 

ORACIÓN INICIAL “UN HOGAR FELIZ”

Señor, Jesús, Tú viviste en una familia feliz.

Haz de esta casa una morada de tu presencia,

un hogar cálido y dichoso.

 

Venga la tranquilidad a todos sus miembros,

la serenidad a nuestros nervios.

el control a nuestra lenguas,

la salud a nuestros cuerpos.

 

Que los hijos sean y se sientan amados

y se alejen de ella para siempre

la ingratitud y el egoísmo.

Inunda, Señor, el corazón de los padres

de paciencia y comprensión,

y de una generosidad sin límites.

 

Extiende, Señor Dios, un toldo de amor

para cobijar y refrescar, calentar y madurar

a todos los hijos de la casa.

 

Danos el pan de cada día,

y aleja de nuestra casa

el afán de exhibir, brillar y aparecer,

líbranos de las vanidades mundanas

y de las ambiciones que inquietan y roban la paz.

 

Que la alegría brille en los ojos,

la confianza abra todas las puertas,

la dicha resplandezca como un sol;

sea la paz la reina de este hogar

y la unidad su sólido entramado.

 

Te lo pedimos a Ti que fuiste un hijo feliz

en el hogar de Nazaret junto a María y José.

Amén.”

                                                                     Emilio Segarra y Charo Santatecla

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies