Una experiencia de fe en familia: Taizé

IMG_5733¿Taizé?. Para alguien que desconoce por completo este nombre y se ciñe a la definición que de él hace Wikipedia, se trata de una comunidad monástica cristiana ecuménica situada en la Borgoña francesa que fue fundada por el teólogo suizo Roger Schutz en 1940.

Si en algún momento de nuestra vida hemos recibido ecos de lo que allí se vive, habrá sido probablemente reforzando la idea de que se trata de un punto de encuentro para gente joven, donde a través del canto y la oración se puede encontrar al Señor, pero sobre todo se convive y comparte con jóvenes de todos los rincones del planeta.

Recientemente hemos tenido la oportunidad de descubrir en primera persona una vertiente de Taizé hasta ahora para nosotros desconocida, que ha dejado una impronta en nuestra familia que durará de por vida. Vivir la experiencia Taizé con nuestra hija mayor, nos ha ofrecido la oportunidad de sentir una dimensión espiritual difícil de compartir con nuestros hijos en el día a día.

El programa de “Taizé en Familia”, no se desarrolla propiamente en las mismas instalaciones que jóvenes y adultos. En Olinda, unas casas a apenas un kilómetro de distancia, se alojan familias procedentes de diferentes países que durante una semana comparten como aquel que dice el pan y la sal. Comen, trabajan, reflexionan, juegan, bailan, cantan, hablan, oran. La grandeza del proyecto reside en que cristianos de diferentes confesiones religiosas, no se percatan de sus diferencias en ningún momento, sino de aquello que les iguala, les une, les hermana. Es el ecumenismo en estado puro. A través de las reflexiones bíblicas realizadas por un Hermano de la Comunidad y unas excelentes representaciones teatrales puestas en escena por otro Hermano con la ayuda de voluntarios allí residentes, fuimos desgranando a lo largo de la semana las luces y las sombras de la figura de Pedro y su relación con Jesús.

Taizé 2014  2014-04-26 16.36.10 ¿Y los niños? ¿Qué hacen mientras tanto?. Por las mañanas los hijos trabajan en paralelo a los padres. Distribuidos en pequeños grupos de edades similares y guiados por jóvenes voluntarios les transmiten aquello sobre lo que sus padres están reflexionando a través del juego u otras actividades lúdicas. Por las tardes,tras disfrutar todos juntos del teatro, llega el momento de compartir: padres con hijos, familia con familias intercambian preguntas, comentarios, inquietudes en un enriquecimiento mutuo que no deja indiferente a nadie.

TAIZE-COMMUNAUTEPero sin lugar a duda, los momento fuertes del día son las oraciones celebradas en la inmensa capilla que preside el complejo. Al toque singular de las campanas acudíamos en masa tres veces al día a rezar, a proclamar la Palabra de Dios y sobre todo a cantar. Mecidos por los salmos y mantras que los Hermanos interpretan magistralmente, miles de personas orábamos en presencia del Señor.

Transmitir la fe a nuestros hijos es hoy en día una tarea ardua debido a las interferencias de todo tipo que la sociedad actual provoca. Taizé es una oportunidad que se nos ofrece como padres, ya no de comunicar sino de vivir la fe. Las sensaciones allí vividas no pueden ser inculcadas de palabra. Si una imagen vale más que mil palabras, una semana repleta de ellas ¿a qué puede equivaler?. No pierdas la oportunidad de vivir con tus hijos una experiencia de fe.

 

Carmen y Ricardo

Torrent 14

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies