Inicio del Adviento en Castellón

Castellón vivió con sentido fraternal y participativo el inicio del Adviento

 

2013 11 30 001

El pasado 30 de noviembre, un nutrido grupo de matrimonios de los Equipos de Nuestra Señora de Castellón vivimos el comienzo del tiempo del Adviento en la parroquia de San José Obrero de Castellón de la Plana, a cuyo frente se encuentran los Padres Mercedarios. Fue una Eucaristía entrañable, con mucha presencia de equipistas que se mezclaron con los habituales parroquianos que quedaron gratamente sorprendidos por la fuerza y la intensidad de nuestra eucaristía.

Como es habitual en nuestras celebraciones, diferentes equipos participaron en la Misa entre los que me gustaría mencionar al equipo de Burriana 1 que se hizo cargo de los cantos, con magníficas interpretaciones de sus voces masculinas y el acompañamiento de guitarras. La monición de entrada corrió a cargo del equipo Castellón 8; en las lecturas participaron el equipo de Castellón 1; las ofrendas correspondieron al equipo de Castellón 9 y la acción de gracias le fue asignada al equipo Castellón 4.

Nos detendremos, aunque sea de forma breve, en las peticiones que fueron responsabilidad del equipo Castellón 11 al que pertenecemos. En las siete demandas a las que se dio lectura los autores hemos querido enfatizar el valor del Adviento como un tiempo de alerta, de preparación y permanente estado de vigilia ante lo que se manifiesta como el verdadero signo de nuestra fe, como es la llegada del Hijo del Hombre.

Un estado de vigilia permanente que nos obliga a estar preparados y activos ante lo que está ocurriendo en este mundo que olvida con facilidad las miserias que viven en nuestro entorno. Por eso, desde el presbiterio de la parroquia recordamos que es necesaria la plegaria para que trabajadores hombres y mujeres desempleados, los enfermos y desahuciados, mostremos una mayor apertura hacia Dios, y no caigamos en la frustración y la desesperanza que está provocando esta crisis económica. Porque no es fácil ver las injusticias y caer en la despreocupación haciendo que todo se convierta en normal.

Pero el Adviento también es tiempo de rebeldía, y por eso quisimos lanzar un grito a nuestros matrimonios equipistas y sus familias, para que los ENS sigan siendo el modelo de la Sagrada Familia, y convierta nuestros hogares en una imagen viva de aquella que se creó en Nazaret, y que se transformen en foco que irradie fe, esperanza y amor por el mundo.

Y fruto de esa alegría con la que vivimos la Eucaristía, al finalizar la Misa decidimos continuar en alegre comunidad esos momentos que sirven para reforzar nuestros vínculos y también nuestra fortaleza. Juntos nos reunimos en los salones de la parroquia de San José Obrero para participar en una cena fraternal, en la que compartimos no sólo la comida, sino también los gestos y las palabras.

Es en esos momentos cuando de verdad nos sentimos Iglesia, porque somos muchos, y todos y cada uno de nosotros, miembros los unos de los otros.

Nuestro agradecimiento a los PP. Mercedarios y a los fieles de la parroquia de San José Obrero por acogernos con fraternidad en esa jornada. Allí pudimos comprobar una comunidad muy participativa y también joven. Muchas gracias y enhorabuena por vuestro testimonio cargado de valores que fue muy visible por todos los que acudimos a esa plegaria. Precisamente esos valores son los que integran el núcleo del modelo de ser humano al que aspiramos y al que queremos imitar con la figura de Jesús.

Vicent Rubio e Inma Roglá– Castellón 11

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies